Tiger·tec® Gold amplia los límites, ahora también en taladrado

Tiger·tec® Gold amplia los límites, ahora también en taladrado

El grado PVD WSP45G de Walter conquista un nuevo campo de aplicación

Con Tiger·tec® Gold, Walter consolidó en el mercado un grado de fresado (inicialmente CVD) que está considerado por muchos usuarios como un referente por su larga vida útil. Ahora, con el nuevo grado PVD WSP45G, Walter incorpora el taladrado a la gama de aplicaciones de Tiger·tec® Gold. El WSP45G es hasta ahora el único grado del mercado provisto de una multicapa de óxido de aluminio (Al2O3). Su alto nivel de cristalización no solo lo hace extraordinariamente resistente al desgaste, sino también al calor. De este modo, protege eficazmente la capa inferior de TiAlN contra el aporte térmico y, con ello, contra el desgaste al trabajar materiales ISO P. Sobre todo cuando no es posible disipar el calor a través de la viruta, como sucede con los materiales ISO M y S, que son malos conductores del calor. La capa superior dorada de nitruro de circonio (ZrN) simplifica la detección de desgaste y ayuda a aprovechar todos los filos de corte.

Las tres brocas con plaquitas de corte que Walter ha elegido para el uso de los materiales de corte Tiger·tec® Gold, tan tenaces como resistentes al desgaste, abarcan un amplio espectro de aplicaciones: La B321x.DF es especialmente adecuada para diámetros pequeños (de 10 a 18 mm); en ese ámbito, es una clara competidora para las brocas MDI. La D3120 es particularmente apreciada por su rentabilidad, porque solo necesita un tipo de plaquita de corte tanto en el exterior como en el centro, requisitos universales que el grado WSP45G satisface a la perfección. Como especialista para el uso en tornos, la D3120 se beneficia además del nuevo grado, ya que en el torneado con desplazamiento X se producen fuerzas intensas de desgaste. La D4120, para diámetros de 13,5 a 59 mm, es la preferida de los usuarios para el taladrado de alta precisión.