Acabado perfecto gracias al maquinado automatizado de la superficie

Acabado perfecto gracias al maquinado automatizado de la superficie

El rectificado y el pulido se utilizan para el acabado de superficies, ya sea con la eliminación de material grueso para su posterior procesamiento o como procesamiento final para lograr un acabado perfecto de la pieza. Esto requiere sensibilidad y un reajuste preciso. Los empleados con experiencia realizan estas tareas de forma intuitiva, pero el proceso manual es tedioso, además de costoso, y no siempre da buenos resultados. Las soluciones modernas de automatización basadas en robots pueden llevar a cabo estas tareas e impresionar con un rendimiento óptimo. El resultado: Superficies perfectas con una reducción de tiempo y costes. Para ofrecer a los usuarios nuevas posibilidades de automatización de procesos, SCHUNK, el líder en sistemas de agarre y tecnología de sujeción, ha ampliado su cartera con herramientas para el maquinado de superficies asistido por robots. Una situación beneficiosa para todos, tanto para los empleados como para la empresa.

Con las nuevas herramientas de maquinado de SCHUNK, ahora también se puede conseguir un acabado perfecto con procesos automatizados. Los usuarios también se benefician de una mayor eficiencia, menores costes y una alta calidad constante.

En el procesamiento de la madera y el metal, así como en las industrias automovilística y aeroespacial, las superficies perfectas son fundamentales. El pulido, rectificado y cepillado manual suele ser agotador y requiere mucho esfuerzo. Los procesos automatizados ofrecen una alternativa atractiva, ya que con la ayuda del robot se pueden conseguir resultados impecables, con una reducción significativa del tiempo y de los costes y con menos riesgos laborales. Las nuevas unidades AOV y MFT-R de SCHUNK facilitan y simplifican la conversión al acabado automático de superficies. Además, SCHUNK proporciona un valioso apoyo en la introducción de procesos automatizados con estudios de viabilidad y un amplio conocimiento de los procesos.

La lijadora orbital neumática AOV con compensación axial es especialista en el rectificado y pulido de las superficies de las piezas. Gracias a su flexibilidad ajustable, se pueden lograr fuerzas de presión constantes y, por ende, resultados de acabado uniformes.

 

La herramienta adecuada para cualquier fin

Las nuevas herramientas de maquinado de SCHUNK están especialmente diseñadas para aplicaciones automatizadas, garantizando en todo momento superficies con un acabado perfecto. La lijadora excéntrica AOV es la «especialista» en el rectificado y pulido de las superficies de las piezas. La unidad neumática se acciona mediante un motor de paletas con una velocidad máxima de 10 000 RPM. El rodamiento axial del motor garantiza flexibilidad, de modo que las fuerzas de presión constantes actúan sobre la superficie de la pieza. Se pueden conseguir resultados perfectos de pulido y rectificado, incluso con superficies inicialmente muy irregulares. A través de dos conexiones neumáticas, la fuerza de presión puede controlarse por separado en dos direcciones, es decir, durante la retracción y la extensión, y variarse según sea necesario (rango: de 6,7 N a 67 N). Esto garantiza que las máquinas AOV ofrezcan una fuerza de presión constante, incluso en aplicaciones exigentes. La lijadora excéntrica puede equiparse opcionalmente con discos de lijar de diferentes diámetros (125 mm [5″] o 150 mm [6″]). Opcionalmente, la rectificadora puede estar equipada con una conexión para la extracción del material eliminado. De este modo, se puede evitar a bajo coste la contaminación de la célula robotizada y el consiguiente tiempo de inactividad.

 

Flexible, robusto y fiable en el pulido y el cepillado: el husillo de pulido neumático MFT-R con compensación radial acorta considerablemente los tiempos de maquinado y puesta en funcionamiento.

 

Para aquellos usuarios que necesiten un husillo de pulido especialmente flexible y robusto para el pulido y cepillado de piezas con flexibilidad axial, la MFT-R es la solución ideal. El husillo está equipado con un motor neumático de paletas, que tiene una velocidad máxima de rotación de hasta 5600 revoluciones por minuto. Para un perfecto acabado de las superficies, la velocidad de rotación puede reducirse al mínimo. El robusto motor solo funciona durante un corto periodo de tiempo, lo que reduce el tiempo de procesamiento. Gracias al sistema cardán, la fuerza de equilibrado y la conformidad radial de la herramienta se pueden ajustar de forma individual. En función del ajuste de la presión, la flexibilidad puede regularse entre 9 N y 70 N. El usuario puede seleccionar el valor óptimo para cada pieza y, por tanto, conseguir resultados de alta calidad y reproducibles en cualquier posición de instalación. Se puede compensar toda tolerancia de la pieza, lo que simplifica enormemente la programación de la trayectoria del robot. La MFT-R también es especialmente fácil de usar gracias a sus otras funciones: La fijación opcional del eje permite cambiar rápida y fácilmente entre la compensación pendular y la radial. Por lo tanto, se pueden maquinar de forma flexible diferentes geometrías de piezas con una sola herramienta, lo que supone una ventaja económica que reduce casi a la mitad los costes de inversión. La MFT-R está disponible como unidad estacionaria o puede montarse de forma flexible (axial o radialmente) en el robot. SCHUNK ofrece placas adaptadoras prefabricadas para este fin, lo que permite ahorrar un tiempo valioso durante la construcción.

 

La unidad de compensación PCFC con sistema de medición de carrera integrado para una fuerza de compensación constante en cualquier posición. La PCFC puede combinarse con una gran variedad de herramientas y, por tanto, es de aplicación universal.

 

La unidad de compensación PCFC con sistema de medición de carrera integrado para una fuerza de compensación constante en cualquier posición. La PCFC puede combinarse con una gran variedad de herramientas y, por tanto, es de aplicación universal.

La unidad PCFC completa la cartera de SCHUNK. Si hay que maquinar una pieza con una fuerza previamente definida, la unidad de compensación presta valiosos servicios. La PCFC consigue que una fuerza de conformidad constante actúe en cualquier posición. Esto es posible gracias al uso de un sensor de posición que compensa la fuerza del peso junto con las válvulas de control de presión proporcionadas por el cliente. El PCFC puede combinarse con varias herramientas y, por tanto, es adecuado para numerosas aplicaciones.

Mayor precisión y variedad con el menor esfuerzo de programación y diseño: así de eficiente es el acabado de superficies automático con las herramientas de SCHUNK.