Aiguisatek domina la crisis del coronavirus en Canadá con Vollmer

Aiguisatek domina la crisis del coronavirus en Canadá con Vollmer

Durante la pandemia del coronavirus, el fabricante de herramientas canadiense Aiguisatek se beneficia de la experiencia que le brinda el especialista en afilado suabo Vollmer. Gracias a la afiladora Vollmer CHD 270 con automatización ND 250, Aiguisatek ha podido mantener la producción de sus sierras circulares con revestimiento de metal duro sin operadores y de manera ininterrumpida. Esta empresa fundada en 1986 confía en la tecnología de afilado de la empresa de ingeniería mecánica de Biberach desde sus inicios.

«En el punto álgido de las restricciones por la pandemia del coronavirus, nuestro negocio había caído al 30 %», explica Lisa Goulet, propietaria y directora general del fabricante de herramientas canadiense Aiguisatek. «Dado que nuestro personal tuvo que quedarse en casa, nos encontramos ante el reto de sacar adelante el bajo nivel de producción entre dos personas, cosa que logramos a la perfección gracias a la fabricación automatizada con la tecnología de afilado de Vollmer».

Triplicar el número de piezas con una producción sin operadores

Aparte de Lisa Goulet, solo el segundo propietario y director general Jonathan Riberdy pudo acceder a la nave de producción de Aiguisatek, que ocupa 14 000 metros cuadrados. Los otros 13 empleados de esta empresa con sede en Delson, en la provincia canadiense de Quebec, tuvieron que quedarse en casa debido a las disposiciones regionales motivadas por el coronavirus. Con una máquina de afilado Vollmer CHD 270 con automatización ND 250 integrada fue posible mantener una producción y un mecanizado de las hojas de sierra circulares con revestimiento de metal duro sin necesidad de personal y de manera ininterrumpida. Los carros de carga del sistema de robots ND 250 pueden alojar hasta 450 hojas de sierra con una carga máxima de 1,5 toneladas. Actualmente, el dúo formado por la CHD 270 y la ND 250 que Aiguisatek adquirió en 2019 alcanza un rendimiento diario equivalente al trabajo de dos empleados manejando paralelamente siete máquinas manuales durante diez horas diarias. De esta manera, el fabricante de herramientas ha podido casi triplicar el número de sierras circulares mecanizadas, pasando de las 350 hojas de sierra circulares que producía antes a las 1000 hojas a la semana que fabrica actualmente.

Mayor calidad y el doble de velocidad de rectificado

Con la CHD 270, Aiguisatek ha logrado también una mayor calidad de sus hojas de sierra circulares. Uno de los factores decisivos que lo han hecho posible es la palpación automática de las hojas de sierra, que garantiza una calidad de afilado uniforme en procesos repetitivos. La creación de informes de seguimiento permite a los clientes conocer el ciclo de vida de las hojas de sierra circulares con revestimiento de metal duro desde la fabricación hasta el último rectificado. Puesto que con la máquina Vollmer se puede afilar cada borde del filo con un residuo de rectificado mínimo, Aiguisatek puede rectificar sus hojas de sierra circulares hasta 25 veces, el doble que la competencia.

Durante la pandemia del coronavirus, Aiguisatek ha podido mantener la producción de sus sierras circulares con revestimiento de metal duro sin operadores y de manera ininterrumpida gracias a la afiladora Vollmer CHD 270 y la automatización ND 250.

 

 

Aiguisatek confía en Vollmer desde hace 35 años

Desde que en 1986 Mario Dion y Conrad Goulet, padre y abuelo de Lisa Goulet y Jonathan Riberdy, fundaran la empresa, Aiguisatek apuesta por los conocimientos sobre afilado que le brinda Vollmer. Tanto es así que la primera afiladora automática Akemat todavía se utiliza a diario. En el año 2013 llegó desde Biberach una nueva afiladora Vollmer CP 200 a la pequeña ciudad canadiense de Delson.

«En aquel momento, la demanda de hojas de sierra incisoras aumentó drásticamente y con la Akemat el mecanizado manual de cada hoja se alargaba hasta 15 minutos», recuerda Jonathan Riberdy. «Con la incorporación de la CP 200 logramos reducir el tiempo de producción a menos de cuatro minutos y además pudimos aumentar la calidad al rectificar y fabricar hojas de sierra circulares con geometrías más complejas».

Aiguisatek crece alrededor del 25 % anual

Con las sierras circulares Aiguisatek, los clientes procesan diferentes materiales como madera, metal y materiales compuestos. Alrededor del 90 % de los clientes habituales provienen de la industria maderera, como fabricantes de muebles y ventanas o empresas de la industria de la construcción. Además de sierras circulares con revestimiento de metal duro, el fabricante de herramientas también produce desde 2015 herramientas de arranque de viruta con revestimiento de diamante, que actualmente suponen un tercio de su volumen de negocio. Esta ampliación de su gama de productos ha permitido a Aiguisatek ampliar horizontes y ganar clientes de Quebec y Ontario, y desde entonces registra un crecimiento anual de aproximadamente un 25 %.

 

Aiguisatek tiene capacidad para preparar hasta 450 hojas de sierra con una carga máxima de 1,5 toneladas con los carros de carga del sistema de robots Vollmer ND 250 para el mecanizado sin operadores y a continuación suministrarlas a la afiladora CHD 270 de manera automatizada.

 

«El fabricante de herramientas Aiguisatek no hace sino corroborar el peso que los mercados canadiense y norteamericano tienen para Vollmer, y además documenta las ventajas que supone la automatización de máquinas de afilado, independientemente de la pandemia del coronavirus», afirma Jürgen Hauger, director general del Grupo Vollmer. «Por eso impulsamos constantemente la automatización y digitalización de nuestras máquinas de afilado con vistas a una producción de herramientas más eficiente y, en este contexto, seguimos expandiendo constantemente nuestra posición en el mercado como líder tecnológico».